Siguenos

Cine Vintage - "La Vida Tiene 3 Días" (película de 1954)

¿Te imaginas a Silvia Pinal en sus primeros años como actriz con papeles sumamente cargados de drama y hasta de cierta critica al machismo del mexicano? 

Por: Oz Castro

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Twitter: oz_castro

 

Imagina la situación: una mujer abnegada pero deseosa de conocer el mundo, el amor, la fortuna y un futuro mejor que el que le puede ofrecer su pueblo... esa mujer tiene un pretendiente-novio bastante aferrado a la idea de  tener hijos, esposa y vivir grismente a su lado. ¿Te parece común?... es por eso que en ésta ocasión te recomiendo la película titulada “La vida tiene tres días” de 1954, dirigida por Emilio Gómez Muriel bajo la producción de “Clasa Films Mundiales”.

Silvia Pinal interpreta a una joven pueblerina de nombre María quien mantiene correspondencia con Alberto (Carlos Navarro) un frustrado compositor, quien desde el inicio le escribe de un mundo fantasioso y lleno de mentiras al referirse a conciertos y reconocimientos por su música (¡sí claro!, ajá), cuando en realidad solo está cerca de la música porque trabaja en un estudio musical, pero, ¡como oficinista! 

Con el tiempo, Alberto decide ir a visitar a su amada, pero el destino le tenía una mala jugada, ya que, siendo un empedernido mujeriego se entera de que tendrá un hijo con una de sus aventuras, lo cual frustra su viaje, mas no la posibilidad de seguir manteniendo comunicación con su amor a distancia, aún así, para cumplir como un “buen hombre” lo haría, se casa con la muchacha que había dejado embarazada y termina teniendo cuatro hijos con ella.

María jamás se entera del “pequeño detalle” de que su enamorado es un hombre casado y con hijos, así que sigue con la ilusión de conocerlo algún día, por lo tanto, decide darle la sorpresa y va a su ciudad, ¿por qué?... porque el lugar donde vive la asfixia, el ambiente la asfixia, su pretendiente – novio la asfixia e incluso la rigurosa moral de su pueblo, también la asfixia; es en este punto donde podría calificar a ésta película como “adelantada a sus tiempos”, debido a la temática, ya que, en algún momento parece que es una película de Buñuel, especialmente por una escena en la que su pretendiente le pide que se case con él para que nadie la tome como “la quedada” del pueblo, así, mientras que él desea casarse y tener hijos, ella pasa por la difícil decisión de dejar su lugar de origen para ser una mujer libre, pues aunque esté enamorada de su “compositor”, lo que más desea es ser libre, no tener ataduras y alejarse de convencionalismos de tipo moral.

Tal como lo menciono, está tan cargada de simbolismos que nos recuerda a la escuela de Buñuel e incluso me hace pensar: ¿acaso el director tenía una gran admiración por dicho español? ¿es un homenaje?... como quiera que sea, los temas de la mujer mexicana se manejaban con una rigurosa adaptación que no contraviniera las buenas costumbres de su momento histórico. 

Y volviendo a la historia: cuando Alberto el joven compositor se entera de la llegada de su conquista, se siente en apuros, ante lo cual decide enviar a su familia a unas forzadas vacaciones en la playa para dedicarse a atender a María durante tres días, no obstante, al percatarse de la gran atracción que tienen mutuamente toman una difícil decisión... no es apropiado revelarte el final, pero sí te diré que tiene un desenlace inesperado. 

"La vida tiene tres días" una película que habla del matrimonio, del adulterio, de la mentira, la fidelidad conyugal y amor a los hijos, todo engalanado con la actuación de una joven Silvia Pinal con deseos de triunfar; que desgracia que con el tiempo terminara encasillada en papeles rosas, porque la Pinal que vemos en ésta película de 1956 es totalmente distinta a lo que después nos acostumbró. 

 

¡Hasta el próximo mes!

 

 

 


adv3 300 x 600

The Best United Kingdom Bookmaker lbetting.co.uk Ladbrokes website review