Siguenos

Irán: aquí que las mujeres no cantan

Teherán prohibe las voces solistas femeninas si en el público hay hombres. Pero este año, una cantante ha roto el tabú

 

ZAHIDA MEMBRADO/ Teherán

Fuente: elmundo.es

Vahdat Hall, la mayor y más solemne sala de conciertos de Teherán, acogió meses atrás una audición musical que cruzó los límites de la legalidad. Traspasó una línea roja sobradamente conocida y raramente franqueada. Una mujer sola entró en el escenario y empezó a cantar, ante la mirada atónita y el deleite del público. La acompañaba una banda, pero ella era la solista. Vestía como obliga la ley -velo islámico y camisa hasta la rodilla-, pero su voz se adueñó de cada rincón del teatro. La iraní es una sociedad sensible para las artes. Se envuelve de ensoñación con la música de cantautores gloriosos como Golpa o Shajarian. Pero hay algo que en el tiempo actual los iraníes no pueden hacer, y es escuchar en directo la voz de una mujer si ésta no está acompañada de un hombre. La República Islámica veta a sus cantantes si éstas actúan solas. Es por ello que el pasado 13 de mayo la reputada cantante de música clásica Simin Ghanem actuó en la misma sala ante un público exclusivamente femenino. La Sharia, el código de derecho islámico que rige Irán desde hace casi cuatro décadas, les prohíbe cantar ante un auditorio con hombres. Sí pueden hacerlo si son la voz secundaria y sólo acompañan al vocalista principal. Pero si la voz que concentra toda la atención es la de una mujer, entonces la ley actúa para silenciarlas. Mehrnaz Shahnohammadi es cantante profesional de ópera. Empezó con el pop a los 21 años, y en la actualidad, pese a su afición por el bel canto, es vocalista secundaria en una banda de rock sinfónico. Su marido es el cantante principal; ella le acompaña desde el fondo. "Como solista no tengo permiso para cantar en Irán. Nunca podría ofrecer un concierto de ópera. Solo puedo cantar cuando hay más gente en el escenario", explica en una entrevista con EL MUNDO. Shahnohammadi defiende su religión. "Soy musulmana y respeto el Islam. Pero tras leer el Corán no he encontrado un solo verso que diga que las mujeres no pueden cantar solas delante de hombres", desliza, y añade: "En Irán hay unos guías religiosos -Marjas- que consideran que hablar, andar y actuar de una determinada manera es pecado porque excita a los hombres". Mehrnaz no solo es cautelosa a la hora de subirse a un escenario, sino que junto con su marido y el resto de componentes vigila las letras de sus canciones para no incurrir en ninguna ilegalidad. "Prefiero no decirte el nombre del grupo porque estamos a punto de editar nuestro primer álbum". En Irán toda la cultura pasa por el filtro del Ministerio de Orientación Islámica: un libro de poemas, una escultura o un concierto tienen que ser previamente supervisados por el Gobierno para que no contravengan los principios del Islam. La cantante de música tradicional Solmaz Badri, discípula de los maestros clásicos más importantes de Irán, comprobó durante un concierto que ofreció con una banda cómo su micro se apagaba cada vez que cantaba demasiado alto. "Por supuesto, estas normas limitan las carreras musicales de las mujeres en Irán. Si tuviera el poder, mañana cambiaría la ley para que las cantantes pudiéramos actuar en solitario", señala esta artista a este periódico. "Sé que el Gobierno quiere dar permiso a las mujeres para cantar, pero existe una lucha de poder sobre estos temas y al final seguimos igual", prosigue Mehrnaz. Las élites religiosas más conservadoras de Irán presionan constantemente al gobierno para que sea muy estricto con la cultura. Recientemente se han producido cancelaciones de conciertos que habían recibido el permiso del Ministerio después de que algún mulá protestara públicamente. Por este motivo, la banda de Mehrnaz, en lugar de hablar de sexo, drogas y rock and roll, se inspira en los versos místicos del célebre poeta Rumi (Persia, s.XIII). Pero, pese a todo, la artista afirma que crear en este entorno la ayuda a explotar todo su talento. "Esta limitación -no poder cantar como solista delante de hombres- me obliga a concentrarme en transmitir solamente la pureza de mi voz, en lugar de usarla para provocar. Si una mujer canta para llamar la atención de los hombres, entonces se genera un conflicto religioso, pero si lo que busca es la belleza estética, entonces no hay problema", precisa. ¿Pero, el problema no estará en la mente de los hombres, más que en la fuerza de la voz de la mujer? "Puede ser, sí", conviene. "Necesitamos tiempo. Nuestra cultura no tolera que una mujer aparezca desnuda en televisión porque es ofensivo. Cada sociedad tiene sus normas", apostilla.


adv3 300 x 600

The Best United Kingdom Bookmaker lbetting.co.uk Ladbrokes website review